BIENVENIDOS A EDUCACIÓN EN LA MIRA

Artículos publicados por MES

viernes, 9 de enero de 2009

Precandidatos


Cuando las condiciones mínimas para el desarrollo de las individuos, tales como empleo, alimentación digna, seguridad, derecho a un futuro, posibilidad de expresión, acceso a la información, libre tránsito o capacidad de elección, no están asegurados, es imposible hablar de un sistema democrático, ni siquiera de la existencia de un sistema educativo que aspira a formar para la vida, ya que la vida para la que supuestamente forma, no es la deseable.

La vida actual, si la entendemos como la confluencia de hechos que definen un momento histórico, es preocupante, ya que si se le concibe como una coyuntura, podemos pensar es pasajera, pero si es una tendencia, entonces es el momento de actuar y los que nos dedicamos a la educación de empezar a formar a las nuevas generaciones en “competencias para esta vida”, no para el mundo ideal dibujado por la UNESCO a través del informe de Jacques Delors. La vida actual es caracterizada por la convivencia cercana con la muerte, la militarización de las carreteras (donde no ser competente para entender el lenguaje militar implica la posibilidad de perder la vida), el fracaso del globalismo financiero (a pesar de los programas de radio, televisión y artículos que lo niegan) y la posibilidad de ocupación de puestos públicos por representantes del crimen organizado. ¿Cómo formar en competencias para esta vida?, por ejemplo, sobre que categorías se fundamentará la educación financiera, si los pilares del capitalismo moderno han fracasado en la práctica; sobre que valores se sustentará la Educación Cívica y Ética, si el arranque de las elecciones federales intermedias esta demostrando que lo que menos existe es un marco de valores acordados, una ética pública.

En Veracruz la selección de candidatos para las próximas elecciones es un verdadero laboratorio para observar las tendencias en la ética pública, llama la atención, la definición de la candidatura por el distrito de Minatitlán donde un día amanecemos con el respaldo de la estructura estatal priista para Renato Tronco, pero al día siguiente con la candidatura mediática de Guadalupe Porras. Es interesante leer los trascendidos que explican la negociación mediante la cual Gladys Merlín aceptó al candidato de la capital, aunque los indicios apunten a la repetición del escenario de fracaso. Es digno de análisis el alineamiento que diversas columnas realizan para crear la imagen de invencible de algunos contendientes, como en los casos de Córdoba, Coatzacoalcos, Veracruz, Coatepec o Xalapa. A diferencia del PRI, en el PAN de Veracruz lo que se está definiendo es la candidatura para la gubernatura y de ella se están derivando los nombres de los diputados; en el PRD, las cosas se están delineando a nivel municipal y distrital más que a nivel estatal, coyuntura que está siendo aprovechada por Convergencia y su coalición.

Como si este escenario no fuera suficiente, la vida actual está permeada por una crisis financiera mundial, las guerras regionales por dogmas, la baja en los precios del petróleo y la internacionalización del crimen organizado. Para qué vida tenemos que educar entonces, qué competencias tendrán que estructurar las currícula de educación básica y en este contexto es oportuno cuestionar la pertinencia de la actual propuesta pedagógica para este nivel educativo en nuestro país.

Finalmente, con la trayectoria de los precandidatos de todos los partidos políticos es imposible caracterizar un perfil de agenda partidista, menos aún el lugar que ocupa la educación en sus propuestas de construcción de país, sombrío es pues el futuro del Sistema Educativo Nacional.

1 comentario:

  1. CLARA/MINATITLÁN14 de enero de 2009, 0:18

    La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente. Einstein. Claro que tenemos en estos momentos, y más que nunca, que desarrollar estas competencias que muy pocos tienen y que están dando al traste con esta sociedad, donde muy pocos deciden el destino de muchos. Preguntarnos qué hace tan fuertes a estos siniestros personajes (que son tan pocos y que deberían temernos, ya que somos una gran mayoría), qué les da el poder. Deciden por nosotros porque no tenemos la capacidad para tomar decisiones, porque sacamos dieces en la escuela y no sabemos qué hacer con lo que sabemos, de qué nos sirve saber tanto si al final de cuentas no provocamos cambios. Las cosas malas pasan porque nos dejamos… y las buenas cuando luchamos por ellas…
    Candidatos y candidotes ha habido siempre, en el pasado tuvimos a Santa Anna, a Victoriano Huerta, a Guadalupe Victoria, Anastasio Bustamante… que pueden ser controvertidos, por otro lado, José Vasconcelos, Rafael Ramírez, … y José de León Toral, ah! Y ese que dijo «Sólo está derrotado, aquél que ha dejado de luchar»… Manuel J. Clouthier "Maquío". Y los maestros de la UNAM en el 68… Digna Ochoa…
    A propósito; por que compramos todo la información que los medios nos quieren vender, por qué oímos hablar del Peje y nos burlamos de él, por qué andamos vendiendo esa información a otros… porque como dice Arjona (y retoma Fidel) “el problema no es que mientas, el problema es que te creo”, y así es…
    Cuando buscamos respuestas a esos porqués, entonces pensamos que es necesario cambiar y nuestro idealismo llevado a su máxima expresión nos dice que la palabra utopía tendría que resignificarse… los que creemos firmemente que las cosas pueden cambiar, que esos principios universales, pueden construirse desde las aulas, le apostamos a la Formación Cívica y ética. Y coincido: es imposible hablar de un sistema democrático… pero cuando los alumnos tienen que pedir permiso para realizar una necesidad primaria como alimentarse o ir al sanitario, cuando el maestro sabe lo que va a enseñar y los alumnos no saben lo que van a aprender, cuando los alumnos no sienten la necesidad de aprender... eso sí hace realmente imposibles los principios del artículo 3º.
    Por eso le apuesto a los Proyecto Didácticos, para desarrollar competencias en los alumnos, y es por eso que también creo que para construir democracias desde las aulas, son necesarias nuevas competencias profesionales… para no ser espectadores, por eso le apuesto a la gestión por Proyectos,
    Aprender cada día significa construir, hacer algo. Así… y sí, sin pena lo digo, “poner en movimiento nuestros saberes” (lo compro), aprender a tomar decisiones, plantearse metas, tener proyectos de vida, resolver conflictos de forma pacífica, valorarse, practicar una relación responsable con el medio, y todo eso, sí, eso que llaman competencias para la vida, para esta vida, que es bella dentro de todo, para aprender a disfrutar sirviendo a los demás… por qué competencias… porque en este momento, son indispensables, sí, indispensables para todos… los que creemos en el mañana… Solo es un punto de vista, (no lo vendo).

    ResponderEliminar

¿Qué opinas del artículo?, ¿Cuál es tu posicionamiento sobre el tema tratado?.

Eres el lector número